Existen dos clases de personas: las que amamos los días de lluvia y las que no.

Es que a veces pueden darnos la sensación de que tenemos que estar todo el día tirados en la cama, sin poder hacer nada, viendo como las gotitas resbalan por la ventana.

Sin embargo, que llueva no significa que básicamente no podamos hacer nada con nuestras vidas, de hecho son la excusa perfecta para hacer todas esas cosas que venimos postergando por diferentes razones.

A continuación te dejamos 6 propuestas para que disfrutes de un día lluvioso.

1. Escuchar música.

¡Escuchar buena música siempre es una excelente idea! y en un día lluvioso es lo máximo. Déjate llevar por el ritmo, las melodías y estados de ánimo que los diferentes artistas nos regalan en sus creaciones.

 2. Mirar una buena película o una serie.

Eterno plan de los días de lluvia. El momento ideal para ponerte al día con tu serie o volver a ver tu película favorita. Cuando la lluvia no para durante todo el día, las maratones pueden llegar a ser interminables... y tan placenteras. 

 3. Renueva tu armario.

¿Pero de verdad que todavía no has hecho el cambio de armario? Es el momento perfecto para que inviertas la tarde en dejarlo colocado y con las nuevas cosas que fuiste comprando en la semana.

4. Leer un libro.

Leer un buen libro es sin dudas, esté lloviendo o no, un momento muy bien aprovechado. Las opciones son múltiples: autores, estilos, géneros, ideologías. Es cuestión de sentarse, leer y dejarse atrapar por la historia que el autor nos va relatando.

5. Preparar una rica comida.

Con amigas o solo para ti, la lluvia siempre es un buen momento para entrar en la cuestión culinaria y animarse a preparar nuevos platos, ¡que nos lo merecemos! El plan ideal se completa acompañando el momento con una buena bebida.

6. Estudiar.

Si estudias o tienes que terminar un trabajo, la lluvia no es excusa. Aprovecha el sonido relajante del agua y rentabiliza tu tiempo. ¡Adelanta que se vienen los exámenes y no vas a llegar!
Compártenos cuáles son tus planes cuando tenemos días lluviosos, eres de las que cocinan los fines de semana, o prefieren pedir comida, o de plano lo aprovechas para ponerte al corriente con los estudios y arrancar los lunes con más conocimientos.